Boost Juice Bar, una historia de película

Si mencionamos el nombre de Janine Allis quizá no te suene de nada, pero resulta que es la protagonista de una historia increíble de progreso, visión y un poco de suerte.

Janine Allis, nacida en Australia, una joven inquieta con ganas de conocer mundo, deja el colegio a los 16 años y se embarca en una aventura de libertad, la cual le llevó a tener distintos trabajos, desde publicista cinematográfica, viajar con un grupo de comediantes hasta camarera en el yate de David Bowie, conoció gente de todo tipo, ricos, famosos y gente normal y corriente.

“Cuando trabajé para Bowie me di cuenta de que hay gente buena y gente mala; ricos, pobres, famosos y campesinos. Viajar es una muy buena forma de conocer a la gente por dentro”.

Después de 7 años, ya de vuelta a su Australia natal con un niño de 2 años en brazos. Quería ser su propia jefa y controlar su “propio destino”, haciendo algo especial con su vida. Que además le diera flexibilidad para atender a su creciente familia.
La inspiración final vino durante un viaje a EE.UU. y un deseo de comenzar un emprendimiento saludable.

“Estaba en EE.UU. y vi los tipos de jugos y batidos que estaban ganando popularidad. Y al volver a Australia no había nada que fuera sano, y el incremento de la obesidad era proporcional al mayor consumo de comida rápida”.

Entonces se le ocurrió la idea del millón de dólares: un producto que hiciera fácil comer saludable.

El nuevo milenio vio el lanzamiento del primer Boost Juice Bar en marzo de 2000.
Janine lo abrió en Adelaide y no en Melbourne porque era más fácil ver si el concepto funcionaba en un mercado más pequeño.

Después de pedir préstamos a los bancos, Janine y su marido, Jeff, que también está a cargo del negocio, pusieron su casa en garantía. En cuatro años la compañía estaba operando en cada estado australiano, con unas 100 sucursales.

Fue una expansión rápida. Pero era solo el principio. Un viaje a Washington para aprender sobre cómo se internacionalizan los negocios terminó en el primer contrato de la marca para abrir una tienda en el exterior. Y nada menos que en Latinoamérica: abrieron en Chile en 2006.

Boost Juice Bars, que se promociona como una alternativa saludable cambiar la comida rápida por zumos, batidos y smoothies saludables, existen tiendas en China, India, Nueva Zelandia, Singapur, Sudáfrica y Reino Unido, entre otros países. Ya cuentan con más de 500 tiendas repartidas por todo el mundo.

Un estilo de vida llevado a la realidad y una fortuna hecha en pocos años pero con mucho esfuerzo, sacrificio y tenacidad.

 

Boost Juice Bar, una historia de película
Valora esta Entrada

Deja un comentario

Menú